extrasbiografíaobrapremiosexposicionesbibliografíacontactopágina principal
Gregorio de la Fuente:
Precursor del muralismo público
 

   La “Historia de Concepción” es parte del legado artístico del pintor y muralista chileno, premio nacional de arte, fallecido en 1999.
El mural, creado en 1942 en la ex Estación de Ferrocarriles, será un tesoro del nuevo barrio cívico, y el reciente daño que sufrió por un descuido obliga a revisar el devenir de esta obra y de su autor.o

Andrea Alonso

 


Mural “Historia de Concepción”
   Pese a que no se trata de un monumento nacional -en el sentido burocrático del término, puesto que no está oficialmente inscrito ense registro- el mural “Historia de Concepción” tiene un valor patrimonial y artístico no sólo para nuestra zona, sino que para todo el país.
Esta pieza, que se desarrolla sobre una superficie aproximada de 280 metros, fue pintada con la técnica del fresco, de gran estabilidad, permanencia y nobleza. Ha sido utilizada por Miguel Angel en la Capilla Sixtina y, más recientemente, por el artista mexicano Diego Rivera. Está hecho en base a tierra de color molida y mezclada con agua pura, que a su vez se aplica sobre una mezcla de cal y arena, para luego ser fijada a la superficie con pinceles blandos.
Su autor, Gregorio de la Fuente, lo creó en 1942 luego de haber ganado un concurso público para decorar el hall del edificio recién construido para la Estación de Concepción, convirtiéndose así en uno de los primeros murales pintados y emplazados en lugar público.
Pintor y muralista, De la Fuente mostró su versatilidad plástica en la ejecución de varios frescos como este mural emplazado en esta ciudad que se ha vuelto paradigmática en esta técnica plástica. No se puede olvidar que aquí se concentran los murales de mayor relevancia de Chile, producto de las visitas de muralistas mexicanos a mediados de siglo.
Sensible a estas influencias, De la Fuente hizo una pausa en su desarrollo como pintor de caballete para ejecutar las monumentales vistas que envuelven un espacio. Ahí se narran parceladamente historias de la vida de los trabajadores donde es resaltada la fraternidad y el trabajo. El realismo social fue una escuela que empezó en la Unión Sovietica y que influyó por largo tiempo al continente americano.

El “tesoro” del Barrio Cívico
El “error” que causó todo el revuelo en torno a la “Historia de Concepción” se produjo cuando en la toma de muestras de la estructura del edificio se perdieran 10 centímetros de diámetro del fresco. El problema se originó luego de que el Ministerio de Obras Públicas, MOP, encargara un estudio sobre la calidad del hormigón y enfierramiento a la empresa Cesmec Ltda, la que tomó muestras por el lado de atrás de la pared del mural, lo que no estaba contemplado en las especificaciones dadas.
Previo a este hecho, en todo caso, en la dirección regional de Arquitectura del mismo MOP se había calificado a este mural como el “tesoro” del proyecto Barrio Cívico. Por eso es que durante la primera etapa de recuperación del edificio de la Estación, pese que no está contemplada la restauración del mural, sí lo está su protección. Para ello en el MOP se han reunido con especialistas que han propuesto la instalación de una cámara especial sobre el mural, que no se apoye en el muro, y la aplicación de gas inerte para tratar de mantener la obra en condiciones óptimas durante todos los meses que duren los trabajos.
La última restauración de la obra, de manos de su propio autor, se había producido en 1987 cuando De la Fuente se dedicó a proteger su paradigmática creación de la presentación de algunas zonas húmedas.

Del muralismo a la abstracción
De la Fuente nació en Santiago el 5 de diciembre de 1910. Su temática plástica abarcó el paisaje, la figura humana, naturalezas muertas, retratos, temas históricos, figurativos y abstractos. Sus primeras influencias fueron Manuel Núñez y Carlos Isamitt, en la Escuela de Bellas Artes del Parque Forestal, y más tarde Juan Francisco González y Julio Fossa Calderón.
Su relación con el muralismo está vinculada a la presencia de artistas mexicanos y también a estudios de arte mural realizados en Argentina, conocimientos que serían complementados con estudios de perfeccionamiento en la Escuela de Bellas Artes de París y en la Grand Chaumiere gracias a una beca del gobierno francés.
Como contemporáneo de la Generación del 28, asumió una posición crítica frente a los viejos arquetipos europeos y adoptó una actitud de revisión frente a las nuevas corrientes de arte.
Fue uno de los primeros artistas chilenos que adhirió a la corriente muralista con la creación de enormes frescos como la “Historia de Concepción”, donde tuvo como ayudantes a Sergio Sotomayor y Julio Escámez.
Animado por un decidido afán de reivindicación social, al igual que los muralistas mexicanos, luego de sus estudios realizados en París, su pintura siguió rumbo hacia la abstracción y el cubismo, simplificándose y tomando un sentido planimétrico con el aprovechamiento de nuevas armonías cromáticas.
Aunque las reminiscencias precolombinas y la influencia de la pintura mural aún permanecieron en algunas telas, éstas se adhirieron cada vez más a la abstracción, cuyo punto de partida siguió siendo la realidad, pero abstrayéndola a esquemas y síntesis lineales.
De gran importancia en la historia plástica local, la mayor obra de Gregorio de la Fuente se ha mantenido por cerca de 10 años en una suerte de letargo que, es de esperar, ahora sea reivindicado mediante su adecuada protección y su incorporación a un sitial destacado en lo que será la nueva cara cívica de la ciudad.


1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990