extrasbiografíaobrapremiosexposicionesbibliografíacontactopágina principal
Gregorio de la Fuente
Pintor y muralista

   El mural era un arte público que permitía una comunicación mucho
más efectiva con toda la sociedad y que no tenía las restricciones
propias de la pintura de caballete. Aquel concepto tuvo
gran
impacto en la obra muralista de este artista chileno

La pintura es comunicación
humana, la mejor manera
de expresar lo inexpresable.


Gregorio de la Fuente

 


Mural de los Ferrocarriles del Estado.
Está en la Estación de Concepción(1943-1946)
   Gregorio de la Fuente Rojas nació en Santiago de Chile un 5 de diciembre de 1910 en la calle Echaurren, en el seno de una familia acomodada. Su padre, José Gregorio de la Fuente Montero, era un rico terrateniente de la zona de Curicó (1). Su madre, Marina Rojas Montero, se dedicaba a la educación de sus cuatro hijos (dos chicas y dos chicos); Gregorio era el menor.
   En cuanto a su vocación artística, ésta se manifestó muy temprano y comenzó a pintar a la edad de 5 años. En una entrevista con el periodista Guillermo Vivados en el Canal Siete en 1994 Gregorio de la Fuente explicaba cómo la influencia de su padre fue decisiva para él en cuanto a su gusto por el arte y en particular por la pintura. A su padre le gustaba adquirir cuadros de calidad. Cuando se percató de que su hijo sentía cierta afición por el arte, comenzó a estimularlo. El artista comentó un día a propósito de su infancia:
    Desde niño, me interesó la pintura. (...) Compartía el juego con la pintura (...) Cuando tenía más o menos 8 años me fabrique, con mucha dificultad un caballito de madera; lo pinté rojo con verde. La gente me decía que no podía existir un caballo de ese color, pero yo me lo imaginaba así. (2).
    En aquel ambiente el joven Gregorio comenzó a orientar su afición a las artes plásticas. Después de una larga enfermedad, su padre murió. Tenia 63 años y el pequeño Gregorio sólo contaba con 6. Su madre se quedó sola con los niños. Al desaparecer el padre, la familia se encontró en una situación económica difícil. Así, tras muchos esfuerzos la madre pudo conseguir para el joven Gregorio una beca que le permitió estudiar en el Colegio San Agustín de Santiago. En sus últimos años de estudios de Humanidades sus profesores le organizaron una exposición pública en el colegio.

Paisaje de Chartres-Francia
Óleo sobre tela de 1948.
   Fue en 1927 cuando recibió sus primeras lecciones de dibujo con el gran profesor chileno Manuel Núñez, quien impartía clases en la Escuela de Bellas Artes. Ese mismo año Gregorio de la Fuente al cumplir los 17 años, ingreso en la Escuela de Bellas Artes de Santiago de Chile para estudiar Pedagogía en Artes Plásticas bajo la dirección de Carlos Isamitt (3). Era una época de renovación artística encabezada por un grupo de jóvenes pintores de la escuela conocidos como la Generación del 13. Reivindicaban el paisaje como expresión de la vida cotidiana, de las costumbres y de los valores populares. En fin, una época en la que se exaltaba lo chileno sobre lo foráneo. Se desencadenó un ambiente de inestabilidad y de incertidumbre (4), de eclosión de nuevas tendencias. No contento con las enseñanzas que se impartían, Gregorio de la Fuente y algunos de sus compañeros de promoción crearon un taller libre en el centro de Santiago. El propósito era dedicarse al dibujo académico y al trabajo con modelos naturales.
   Transcurridos dos años, en marzo de 1929, se cerró la escuela (5). Gregorio de la Fuente decidió iniciar las clases con Juan Francisco González (6), quien había abierto una academia de pintura. Aquel hombre fue en los años siguientes el mentor de don Gregorio. El profesor dejo una profunda huella en la obra del artista chileno. Con él adquirió no solo aquella actitud abierta y liberada, sino también la agilidad decidida de la pincelada. En suma, que la pintura es intuición, capacidad de sentir y expresar sus sentimientos y no únicamente rellenar un lienzo.
    En 1931 se reincorporó a estudiar pintura bajo la dirección de Julio Fossa Calderón (7) en la Escuela de la Universidad de Chile. Por aquel entonces, su ideario proponía un retorno al paisaje depurando las técnicas del post?impresionismo haciendo una lectura de las corrientes europeas desde lo auténticamente nacional. Afloró en él la expresión intimista y estableció un acercamiento mas efectivo con lo real, sin abandonar la racionalización del objeto involucrándose con aquellos aspectos más sensitivos y objetivos subjetivos. En aquella búsqueda se encontró, más adelante con el expresionismo y el arte abstracto.

Chile y Argentina. Mural para Ferrocarriles del estado, Los Andes, 1953.
   Seis años después se inició en la docencia universitaria en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Santiago como ayudante de la cátedra de pintura mural al fresco (8), dirigida por el gran profesor Laureano Guevara (9), quien reemplazaba a Israel Ron (10). Tenía, entre otros compañeros, a los colombianos Alipio Jaramillo y Julio Farjado y al venezolano Manuel Hernández. Al mismo tiempo compartía su actividad de muralista con la de bibliotecario y la de profesor de artes plásticas en el colegio San Agustín (11).
   Sus primeros trabajos como pintor lo acercaban a las ideas del impresionismo, donde la naturaleza, el paisaje y la luz ocupaban el lugar central. De este modo adopto la temática del paisaje que había nacido en el siglo XIX con los grandes pintores, como Pablo Burchard, Antonio Smith y su mentor, Juan Francisco González. Muy temprano, a partir de 1934, su participación en los salones oficiales contó con el apoyo la crítica, pero este se notó, sobre todo a partir de 1938, cuando la pintura al fresco fue incorporada al Salón Oficial. Gregorio de la Fuente expuso también durante aquella época en las ciudades de Valdivia y Temuco. Sin embargo, la exposición que realmente le dio a conocer al público fue la realizada en el franco de Chile en Santiago en 1941. En ella expuso 37 lienzos. Su temática era variada e iba desde la naturaleza muerta, pasando por el paisaje marino y rural, hasta el retrato. Su técnica se acercaba a la captación fugaz e Instantánea de los impresionistas y el tono tenia ciertas notas dramáticas de los expresionistas. Siguieron presentes los elementos formales, tales como el sometimiento a lo real y el objetivismo riguroso tan cercanos a las enseñanzas de la academia. Destaco como colorista por la gran vaciedad de tonalidades que utilizó, mostrando un gran dominio de los verdes. El mismo año, el 31 de octubre, fue galardonado en el Salón Oficial Interamericano con el Primer Premio Universidad de Chile.

Fragmento de la obra para los Ferrocarriles.Otra parte del trabajo de la estación de concepción.
   En cuanto a su vida privada, se casó el 31 de diciembre de 1931 con una de sus alumnas, Petronila Sentís Arrue hija de una familia de profesores de clase media. Con ella tuvo cuatro hijos (tres niñas y un varón] (12). Pero el matrimonio no duró y se separaron en I939. Se casó en segundas nupcias con una estudiante de Derecho de la Universidad de Chile, Aída del Carmen Delgado Meza, el 24 de diciembre de 1941. Con ella tuvo otros dos hijos (13).
    A propósito del personaje de Gregorio de la Fuente, Waldo Vila (14), quien conoció al artista durante su juventud, dejó unos bocetos de este gran hombre y le describía asi:
    Hábil en todos los oficios, con hermosos ojos inteligentes y unos bigotazos de coracero frunces, verdaderamente impresionantes, era sencillo, afable, inmensamente bondadoso, tendía su mano a quien la necesitara. No negaba jamás lo que pudiera hacer por los demás con verdadero placer. Estos son los atributos del hombre; Gregorio se movía entre los demás hombres con una aureola invisible de su limpieza de alma (15).
    Mas adelante el dramaturgo Antonio Acevedo Hernández quien le conocía también, dejo un acertado retrato del artista:
    [Era] de estatura breve, silencioso con una bella frente, y una pupilas que ardían bajo unas cejas montañosas una boca sonriente muy poco pródiga; unos movimientos casi mesurados ocultaban su inquietud y su muy grande espíritu, de trabajo lo singularizaba (16).
    Estos testimonios de los años 30 y 40 del artista retratan y atestiguan de manera precisa como fue el maestro a lo largo de su vida. Efectivamente las personas que conocieron a don Gregorio están todas de acuerdo en decir lo sencillo y bondadoso (17) que fue, pero al mismo tiempo muy exigente con el mismo y con los demás.
    En el año 1942 su trayectoria como muralista le permitió participar junto con Laureano Guevara, Camilo Mori (18) y Alipio jaramillo, en la elaboración del mural de la Escuela de México de Chillan (19). A don Gregorio le correspondió pintar al fresco medallones de 21 próceres americanos. En Chillan tuvo la oportunidad de conocer y trabajar con los grandes maestros muralistas, como Xavier Guerrero y el famoso mexicano David Alfaro Siqueiros. Entonces la receptividad al muralismo fue posible debido al despertar de una conciencia social del arte entre algunos artistas chilenos que sintieron el apremio de ampliar esa técnica. Para los muralistas, el mural era un arte público que permitía una comunicación mucho mas efectiva con toda la sociedad y que no tenía las restricciones propias de la pintura de caballete. Aquel concepto tuvo gran impacto en la futura obra muralista del joven chileno.

Fragmento de la obra para los Ferrocarriles.  Otra parte del trabajo de la estación de concepción.
   El mismo ano, en agosto, Gregorio de la Fuente organizó el primer Salón Indepen?
Diente, como alternativa a los salones oficiales, en el Banco de Chile. Por aquel entonces todavía predominaba en los talleres e1 post?cezanismo, con mayor apertura y libertad que el mostrado por las generaciones anteriores. Los pintores de la Generación de 40 [20] heredaron el ambiente de renovación que les permitió desarrollar un arte mas auténtico y comprometido con lo nacional. Se fue generando una serie de iniciativas que ampliaron el discurso pictórico renovando los espacios para el arte. te. En ese sentido Gregorio de la Fuente fine uno de los que asumió el liderazgo. A raíz de aquello, continuó acercándose al expresionismo y a la abstracción, evolucionando hacia planos cromáticos y una mayor síntesis de la forma.
    En suma, fue una búsqueda mas Individual que no abandonaba todavía el postimpresionismo y el cubismo y que mantenía una relación con las generaciones anteriores sin cambios radicales.
    Cuando en 1939 hubo un terremoto que destruyó vanas ciudades del Sur de Chile, se planteó el problema de la reconstrucción. Entre los edificios derrumbados estaba la estación de ferrocarriles de la ciudad de Concepción. El director general de los Ferrocarriles, Jorge Guerrera Squella, decidió convocar a artistas nacionales a un concurso público para que decoraran el interior del edificio. Los tres finalistas fueron Laureano Guevara Berchenko y Gregorio de la Fuente. En abril de 1943 don Gregorio fue elegido pana realizar el mural. Le dio el título de Latido y rutas de Concepción. El tema seleccionado fue la historia de la región Araucana (21) y de la aullad de Concepción. Colaboraron los pintores Sergio Sotomayor y julio Escámez en la realización de la obra mural (22).
   A partir del año 1940 (23) Gregorio de la Fuente empezó a viajar tanto por el continente europeo como por el latinoamericano hasta el año 1978 (24). De cada uno de sus numerosos viales extrajo diversas lecciones, nutriéndose de su propia reflexión y experiencia para luego transcribirlas en su pintura. A finales de 1945 gano una beca del Gobierno francés y viajo a paras. Francia terminaba de salir de la Segunda Guerra Mundial y comenzaba d reconstruir sus ciudades. El objetivo de su estancia era estudiar la pintura al fresco y mas concretamente la pintura mural románica. Aprovechó aquella oportunidad y aquel ambiente de renovación pala visita] el museo de pintura al fresco y el palacio de Chaillot. Además, cuando estuvo en la capital francesa inauguro en la galería Roux?Hentschel una exposición el 27 de febrero de 1948, que tuvo una acogida muy favorable por parte de la critica y en particular por Georges Pillement. Su obra (lamo la atención por su carácter social, una especie de <<expresionismo surrealista>>. Recorrió también el país por aquellos lugares donde podía encontrar murales. Durante su estancia en Francia se beneficio de la influencia del cubismo de Cézanne y del estilo de Picasso. Luego se fue a Italia para ver la pintura mural renacentista y la pintura pompeyana. Y también viajo a Espana, donde estudio a El Greco, Velázquez y Goya.

Aquelarre.Mural en mosaico de 1960.
   Regresó a Chile en 1948 y asumió la cátedra en cl curso de iniciación, que impartió hasta 1957 Enseñaba los principios iniciales del color y los elementos de composición y aprendizaje de materiales, mientras continuaba con las exposiciones. En ellas se pudieron descubrir las pinturas que había realizado en Francia. Ya era perceptible en sus cuadros el cambio hacia la abstracción. Abandonado el caracter exclusivamente referencial por la volumetría y la geometría de los cuerpos, el movimiento lineal y los planos de color, y mantuvo, de esa manera, la condición expresiva de sus personales. Más adelante, siguiendo sus ideales de la pintor a abstracta, luchó corta la tradición académica, contra lo rígido, contra lo establecido, y dedico gran parte del tiempo a su obra de caballete. En aquel ambiente se creó un grupo llamado Escafandra, al cual, entre otros, pertenecían artistas como Camilo Mori, Mireya la Fuente y Carlos Sotomayor. La motivacion del grupo era abandonar la academia y crear una pintura distinta, que diera más importancia a los procesos de mediacion y de construcción, dejándose de toda referencia explícita a lo real.
   En el año 1952 Gregorio de la Fuente se trasladó a La Serena, donde le había llamado la empresa de Ferrocarriles del Estado para realizar un mural (25) en la estación de la ciudad. El mismo año ejecutó, también allí, otro mural pala la Caja de Crocito Minero (hoy ENAMI). A continuación realizo varios murales más, uno en la es ración de Los Andes en 1953 y otro en el hall central de la Caja de Empleados Municipales de Santiago de Chile en 1957. En resumen, desde 1942 hasta 1967 le encargaron 18 obras murales. Para el artista, el trabajo del mural, además de dar cuerpo a varios ámbitos (económicos, formales, técnicos...), revela las inquietudes de una ideología comprometida con su gente. La voluntad del artista de entrar en comunicación con la gente termina por desempeñar un papel fundamentalmente didáctico. Por ejemplo, cuando realizo los trabajos de las estaciones de ferrocarriles tanto en Concepción como en La Serena quiso ir hacia el encuentro con los viajeros y relacionarse con ellos.
    En los años 50 existían varios grupos, como Rectángulo o el Grupo Signo, donde se agrupaban los artistas. Sin embargo, Gregorio de la Fuente no quiso pertenecer a ellos y prefirió seguir otro camino. Decidió fundar en 1953 1a Academia de pintura Juan Francisco González (26) en la Casa de la Cultura de Nuñoa (27) [barrio de Santiago) en homenaje a su gran maestro. Luego, en 1970, se trasladó a Duble Almeyda 3152.

El artista.(1952)
   En el año 1964 convenció a los decanos de distintas facultades para que convocaran concursos que permitieran contratar la ejecución de murales en las diferentes escuelas de la universidad. La idea tuvo gran éxito.
   El maestro se jubiló de la Universidad de Chile en 1971, y hasta su fallecimiento se dedicó a impartir clases en su academia y a exponer sus lienzos. Por desgracia, nadie mantuvo la enseñanza de don Gregorio cuando éste dejó la universidad. Fue el filial de una época, agravada dos años después por el golpe militas, que iba a inhibir toda posibilidad de realizar un arte publico. El mismo año de su jubilacion recibio un premio por la retrospectiva de su obra de caballete en la Casa Central do la Universidad de Chile.
   La víspera del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973 el maestro cenaba en su casa con su mujer y José Marra Palacios, periodista de La Segunda. Ya se podía percibir en el aire lo que iba a suceder el día siguiente. A partir de aquella fecha Gregorio de la Fuerte no hizo ninguna declaración pública; simplemente se dedicó a pintar silenciosamente denunciando en sus lienzos las atrocidades de la dictadura.
   En cuanto a su pintura a, ya en aquella época se adhirio totalmente a la abstracción Los elementos lineales en un momento mas cercano al expresionismo se habian vuelto rigidos y estaticos, priviligiando la simplificación sin abandonar la carga emotiva llena de dramatismo de sus composiciones anteriores. Sin embargo, su inspiración siguió siendo realista.
   En 1976 viajó de nuevo a España, donde permaneció hasta el año 1978. Su estancia le permitió profundizar en el estudio de la pintura hispánica. Expuso sus obras en varios lugares del país. Así, por ejemplo, en la Galeria Arte Forum, en la Sala de la Caja de Ahorros en Valladolid, en la Galería Studium de la misma ciudad, en el Circulo de Bellas Artes de Valencia y en una muestra internacional, organizada por la fundación Joan Miró, en Barcelona. En las obras expuestas se podían descubrir varias tendencias: unas abstractas, como las que expuso en la Galería Studium; otras de tipo impresionista, como las de la Sala de le Caja de Ahorros, que fueron unos paisajes de Chile que recordaban a los de Cézanne, mas próximos a su etapa figurativa.

El artista.(1985)
   Al regresar de España en 1978 Gregorio de la Fuente experimentó una nueva evolución pictórica. Postergó la energía instintiva y expresiva del cubismo para someterse a la deriva de la razon y dirigirse hacia la abstracción pura. A partir de aquella fecha el maestro chileno se concentró en su pintura y se encerró en su taller de la calle Sorrento (recientemente llamada Grgorio de la Fuente). Durante ese periodo simultáneo le docencia en su academia con la participación en diversas exposiciones.
   Entre los años 1986 y 1997 participó, asimismo, en el Concurso Nacional de Arte para adultos mayores, que tenía lugar cada año durante la primera semana de diciembre en Santiago de Chile y en el cual, siempre ,a lo largo de aquellos certámenes, fue presidente.
   En 1988 el artista fue reclamado de nuevo a Concepción para restaurar el mural que había realizado 40 años atrás en la estacion de ferrocarriles. En esta ocasión contó con la ayuda de su yerno, Nelson Santander
   Fue seleccionado en 1990, junto con otros artistas, para recibir el Premio Nacional que solia galardonaren Chile a un artista por su trayectoria artística. Por desgracia, ni el primer año que fue seleccionado ni tampoco los altos siguientes (1995 y 1997) recibió el premio. De todas maneras a lo largo de su vida habla sido premiado muchas veces. Desde 1930, fecha de su primer premio (28), hasta su muerte, recibió 27 distinciones. Por ejemplo, en 1988 la Ilustre Municipalidad de Valdivia le otorgó una medalla de oro en reconocimiento a su labor creadora. Y en 1992, cuando el Ministerio de Educación, mediante un decreto, declaró Monumento Nacional al mural que se encuentra en la estación de ferrocarriles de La Serena.
   Para rematas su larga carrera, fije seleccionado en 1999 para participar en la Biennale Internazionale dell Arte Contemporánea [29J en la ciudad de Florencia, en Italia. La exposición tuvo lugar del 4 al 12 de diciembre en la urbe de los Médicis Sus cuadros tuvieron una gran acogida por parte del públicó. A continuacion una comision de expertos designó a Gregorio de la Fuente como mejor artista de la exposición. Fue galardonado con el Premio Lorenzo el Magnífico, aunque el artista nunca fue consciente de haber recibido esta distinción porque entonces se encontraba gravemente enfermo en el hospital, ya en su lecho de muerte.
   Otro momento especial para el artista tuvo lugar en 1993,cuando el departamento de Artes Plasticas de la Universidad de La Serena le dedicó la primera retrospectiva de toda su obra. La muestra constaba de 71 óleos y varios proyectos de murales y mosaicos Al año siguiente, en septiembre, el Museo Nacional de Bellas Artes de la ciudad de Santiago de Chile organizó otra exposición retrospectiva de toda la carrera del pintor. Un mes después, en octubre, le tocó a la ciudad de Temuco, y luego, en noviembre, a la ciudad de Concepción, organizar otras retrospectivas en su honor.
   Don Gregorio realizó una última exposición en mayo de 1996 en la ciudad de Viña del Mar, cerca de Santiago, en la Galería Modigliani. En ella se podía disfrutar de paisajes o temas abstractos de diversas épocas. A partir de aquella fecha se dedicó a sus clases en su academia o a pintar en su taller No hubo mas exposiciones las anuales de su academia.
   En el año 1998 y a pesar de su avanzada edad, restauró, a petición de los propietarios de la estación ferroviaria de la ciudad de los Andes, el histórico mural del hall central de la estación, dedicado a la Hermandad Chilena?Argentina. En dicha restauración le ayudo su nieto Rodrigo Pablo.
   Desde 1997 empezó a sufrir de los riñones y corno consecuencia de esta dolencia los médicos le recomendaron que se sometiera a diálisis, lo que únicamente hizo a partir del año 1998.
   A pesar del dolor y hasta el final continuó con su labor y el 25 de noviembre de 1999 inauguro lo que sería la última exposición de los alumnos en su academia, que solea organizar cada año con ellos. Gregorio de la Fuente iba a exhalar el ultimo suspira un mes más tarde, el 28 de diciembre de 1999, en el Instituto Geriátrico de Santiago de Chile.

El proceso.Se trata de un óleo sobre tela realizad en 1974.

   Su última voluntad fue la de ser incinerado y que sus cenizas fueran ofrecidas al viento en las Rocas de Santo Domingo (30), para que se mezclaran con el paisaje que tanto amó y que tan a menudo pinto.
   La trayectoría de Gregorio de la Fuente se inscribe en la historia mundial de la pintura y del muralismo. No Sólo representa una obra multiple, sino que refleja asimismo la gran sensibilidad de un hombre profundamente humano (31] y generoso, con una inquietud metafisica que lo llevó a deambular por varios estilos (figurativo, abstracto...).
   No obstante, su mayor preocupación fue por el arte y nada más que para el arte. Los distintos viales que realizo a lo largo de su vida le permitieron un enriquecimiento espiritual y artístico y cada uno de ellos aporto algo nuevo a su pintura. Su arte nunca se apartó de los intereses de la nación chilena y latinoamericana; todo lo contrario, aprovecho las enseñanzas de sus maestros para mezclar las con sus propias indagaciones.
   Lejos del mundo material en el cual viviá, únicamente buscaba osmosis con su arte.
No cabe duda de que acerto, como se puede comprobar a través de su trayectoria profesional y de su obra pictórica.

  1. Al sur, entre las ciudades de Santiago y de Chillán.
  2. Entrevista realizada en 1986 por estudiantes del Departamneto de ArtesPlasticas para una memoria sobre el artista.
  3. Carlos Isamitt Alarcón (1887?1974) pintor y musico chileno.
  4. Agravado por el contexto social y político del país.
  5. Reinaba una atmósfera de efervescencia y con troversia a propósito de las distintas concepciones artísticas. Algunos artistas participaron de manera activa en política. Después de la crisis de 1978 el pesidenle de la Republica, Carlos Ibáñes del Campo, decidio intervenir en el asunto, cerro la Escuela de Bellas Artes y envió a Europa a sus profesores y a 26 alumnos.
  6. Artista Chileno (1853-1933)
  7. Julio Fessa Calderón (1874, 1946). pintor chileno.
  8. La técnica pictórica del fresco consiste en aplicar colores minerales diluidos en agua sobre un muro cuya superficie se ha extendido una capa de cal y arena.
  9. Laureano Guevara (1889, 1969) hizo su aprendizaje artístico en Dinamarca, donde estudió las técnicas del mural. Fue nombrado para el cargo de profesor de taller de pintura mural en a de Bellas Artes en 1933. Fue el quien introdujo la técnica del mural al fresco en Chile por primera vez.
  10. Israel Roa (1909), pintór chileno.
  11. Fue profesor, en el colegio de 1937 hasta 1961.
  12. Rosa Maria, Raquel Morena, Gregorio y Malva.
  13. Marie Alma y Pablo.
  14. Artista y profesor de historia del Arte.
  15. Waldo Vila, Una capitanía de pintores, Del Pacifico, Santiago 1961 pag 185
  16. Antonio Acevedo Hernández, <<Pérfil artístico de Gregorio de la Fuente>> Revista Antártica nº 23?24 noviembre?diciembre de 1945.
  17. Fue asi no sólo con la gente, sino también con los animales. Desde su niñez los animales eran para el su debilidad. De pequeño fue su hermano quien 1e regalo su primer perro. Hasta su fallecimienoto tuvo en casa perros, los dos últimos se llamaron Igor y Ruco.
  18. Pintor chileno.
  19. Ciudad ubicada entre Santiago y Concepción.
  20. Gregorio de la Fuente pertenecía también a la generación del 40.
  21. Región Sur de Chile.
  22. El mural mide 62 metros de largo por 4.5 de a le y 258 metros cuadrados.
  23. Su primer viaje lo hizo en 1943 a Argentina para estudiar el movimiento de la pintura mural.
  24. En 1955 estuvo en Sao Paulo; en 1956 en Bolivia; en 1959 en México y Guatemala para estudiar el movimiento muralista; en 1971 de nuevo en Europa.
  25. En aquel mural ubicado en el muro norte del hall de la estación se podía apreciar la historia de la ciudad desde su fundación hasta el siglo XX
  26. Después del fallecimiento de Gregorio de la Fuente, sus hijos cambiaron el nombre de la academia, por el de Academia de pintura de Gregorio de la Fuente ente el 9 de marzo del 2001.
  27. Fue director de la Casa de la Cultura desde el año 1962 hasta el año 1968.
  28. Obtuvo el Primer Premio en dibujo y una mencion honrosa en pintura en el Salón Libre de Valparaíso. En 1940 el Premio único en retrato, en el salon de Viña del Mar cerca de Santiago. En 1956 consiguió el Primer Premio en Pintura en el Salón Oficial de la Universidad de Chile.
  29. La primera edición de esta bienal fue en 1997. Es la más importante muestra de arte contemporáneo en la actualidad. Participaron 520 artistas del mundo entero en 1999.
  30. Situadas cerca de Valparaiso junto al rio Maipo.
  31. Gregorio de la Fuente odiaba la injusticia de todo tipo.
1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990